En el lago

Portada de En el lago, de Yasunari Kawabata.

En el lago recoge de forma pertinente el susurrante y sugestivo estilo, lleno de imágenes que juegan con los sonidos, olores, colores en vía sinestésica, del escritor japonés Yasunari Kawabata, premio Nobel de 1968.

El protagonista Gimpei Momoi, parte desde el vacío o punto cero (no sabemos de dónde llega o a dónde se dirige) hacia una búsqueda que configura el texto, multiplicada por la memoria, escenarios, olores y sonidos reforzados todos por sucesivos saltos temporales.

El andar es provocado por el seguimiento de bellas jóvenes por diversas calles de algunas ciudades japonesas. La perversión es la primera sensación ante un perseguidor grotesco detrás de una bella adolescente. La distancia de Gimpei frente a aquellos ideales seres que el azar le depara y su vergüenza continua se hacen tangibles por sus deformes pies: “¿Cuántas veces en su juventud había dicho diferentes mentiras a causa de sus feos pies? Pero no cabía duda de que hasta la piel del empeine era oscura y áspera, y sus arcos arrugados, y de que los largos, torcidos dedos podían doblarse de cualquier forma” (p. 23).

Kawabata intenta mostrar a aquel Japón de posguerra que se encuentra en ruinas y en un punto de búsqueda debido no solo a la destrucción material sino espiritual del hombre. En consecuencia, lo grotesco que rodea a su protagonista y a las vidas de aquellos destellos sublimes con los que se cruza representan el intento por obtener un sentido que dé al hombre el alcance de la belleza, perseguidores desconocidos e inclementes que permiten hacer reconocer a los lectores sus propios angustias y desasosiegos, al inclinarnos ante las páginas: “Vamos a casa, Gin. Las flores reflejadas en el lago de algún modo me asustan” (p. 86).

Extraído de: Carlos Castro Sajami, revista Siega, Literatura Arte Cultura, http://www.lasiega.org/


Ejemplares en Biblioteca Paul Harris: 1.

(Donación reciente del Comité de Damas Rotary Club de Puerto Varas)

Anuncios

2 Comments

  1. “En el lago” es una novela extraordinaria y perturbadora. La he colocado en mi estante junto a “Insaciabilidad” de Wietkiewicz, lo que es decir bastante, aunque quizás hayan muy pocos que descifren este sencillo mensaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s