ESTÉTICA DE LA LLUVIA, de Raúl Hernández.

Con el empleo de un lenguaje alusivo y, por tanto, elusivo, apartado de la lógica de lo concreto, la poesía naciente de Raúl Hernández se enmarca aún en la estética convencional, en el sentido que trabaja en la construcción de la metáfora imaginista que obtiene lucidez por la vía de la comparación entre imágenes, situaciones o procesos provenientes de dimensiones analógicas: “Cae la lluvia. Cae/como el reloj del velador”

El amor que se aleja, el ausente, el que se recuerda; la bohemia de los espacios cerrados, la ciudad inhóspita, y la pintura, hacen la atmósfera existencial de esta poesía. Frente al travelling del imaginario o la estridencia parasintáctica que caracteriza el lenguaje de la poética posmo, esta de Hernández opone un estilo discursivo slow life, extrayendo su expresión desde una actitud meditativa, cool, de cromatismo brumoso, a pesar de sus apelaciones a los prestigiosos modelos de Modigliani o Munch, que mas bien actúan aquí como contrapeso o quizás como señales en el horizonte de la poesía que el autor desearía comunicar en el futuro.
“La lluvia traerá la estepa húmeda de la noche.”
__

Nota de Clemente Riedemann en la presentación de “Estética de la luvia” en la Biblioteca Paul Harris de Puerto Varas, 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s